7 ene. 2013

Nyyyyan!

Me odioooo!!! :C perdonen chicas >n< perdí la memoria de los caps! :c ahora tengo que escribir toooodo de nuevo. Lo malo es que no recuerdo como iba la historia! ¬¬ esto es triste. No importa :D lo haré! lean o no lean lo haré :D haha aun así si leen no duden en comentar, es gratis c; haha bye. Las amo :3

15 oct. 2012

-Capítulo O6.


Nota: Les responderé en las mismas entradas donde comentaron ya que me quita un poco de espacio para el Cap ;3 aparte no me gusta x|, bueno ya, no las molesto.
Edith: ¡No quiero que se vayan! (dijo limpiándose unas lagrimas)
Yo: vamos. No será para siempre. Te lo prometo, te escribiré. (Dije acomodando todo)
Aly: te escribiremos (corrigió)
Tracy: si, tan sólo tómalo como un descanso de nosotras (le sonrió)
Edith: júrenlo, por Marilyn
Aly: ¿Marilyn? (nos miró extrañada)
Yo: Monroe…

     Hicimos la estúpida promesa. En serio a veces podía ser muy infantil.

     Y ya estábamos esperando el avión.

Edith: júrenlo de nuevo
Yo: bast-

     Se escuchó nuestro vuelo. Y ahí venía de nuevo el mar de lagrimas.

Yo: vamos Edd, no es mucho tiempo… pronto tú también irás
Edith: ¡el próximo año! ¡Puta madre!
Aly: tranquilízate con un demonio
Tracy: lo siento Eddie, nos tenemos que ir, en serio (dijo ya un poco estresada)

    Edd se seco las lágrimas.

Edith: Esta bien…. (Nos abrazo a cada una) las amo, cuídense y no dejen que los chicos de Liverpool las manoseen
Aly: idiota XD

    Nos alejamos de ella ya para abordar el avión.

    ¿A veces no les sucede que no creen que vayan a extrañar a la persona pero después, cuando entran en lo que están haciendo empiezan las lágrimas? Odio esa puta parte.

Tracy: ¿estas llorando?
Aly: Marica xD
Yo: cierren el pico…

     Miramos por los vidrios del avión para despedirnos de Edd quién seguía llorando al igual que yo. Le dijimos adiós con la mano.

     Gris. Negro. Pubs. Teddy Boys. ¿Qué mejor forma de describir Liverpool?
Llegamos a la casa donde viviríamos, nuestros padres se encargarían de pagar todo, por suerte. Aventamos todas nuestras pertenencias, teníamos una semana para acoplarnos con todo y empezar la escuela. Nos habían escogido para un pequeño intercambio excepto a Eddie porque había sacado una nota baja ¬¬, idiotas.

Aly: Pues… vámonos :D
Tracy: ¿A dónde si se puede saber? e.e
Aly: yo que sé, ¿un pub? (la miré incrédula) ¿qué?
Yo: acabamos de llegar, ¿sabías?
Tracy: ¡estoy cansada! (abrí grande los ojos) ¡¿Qué?!
Aly: xD si te sorprendes con eso te falta conocerla mucho. Bueno como no quieren ir yo si iré
Tracy: por más que me duela la cabeza… odio admitir que quiero ir
Yo: paso.
Aly: Okey c: (se paró de la cama donde estábamos todas aventadas y prendió la radio) ¡¡¡¡Ediiiiith!!!! :’c (una canción de The Beatles)
Tracy: (susurró para mí) y luego quien es la marica… (Reí)
Aly: idiota ¬¬ (reí aun más fuerte)
Tracy: esta vieja…
Aly: ¡vámonos!

     Se fueron a “arreglar”. Y digo “arreglar” porque tan solo se mojaron la cara y se pusieron otra blusa.   
     Aly y Tray ya venían para acá.

Yo: esperen… (Me miraron con expectativa) Yo también quiero ir :c (se quejaron) no iré a “arreglarme” ¬¬ (me respondieron con una sonrisa y fuimos camino a la puerta)

    Sonó el teléfono.

Tracy: no me jodas ¬¬
Aly: no contestes :D, ¡vámonos!
Yo: ¿qué tal si son nuestros padres?

    Se miraron una a la otra y luego se volvieron a mí y encogieron los hombros.

Yo: ¿y sí es Edith? …
Aly: ¡yo contesto!

    Corrimos al teléfono y peleamos por él hasta que se lo arrebaté.

Yo: ¿Hola?
-Hola
Yo: ¿quién habla?

    Se escuchó que peleaban por el teléfono del otro lado de la línea.

Yo: ¿Aló?
-Soy… Eh… Evan
Yo: ¿qué Evan?
 
    Aly me hizo señas de que colgara.

Evan: tú a-
Yo: Oh, lo siento Evan, me tengo que ir, ya que sabes mi número, me puedes llamar más tarde
Evan: es-esta bien, hasta luego Nattie
Yo: Adiós

      Muy bien me había dado miedo que supiera mi nombre…

      El Pub no era ni tan grande, ni tan pequeño, podría decirse que un poco más chico de lo esperado pero normal.

Tracy: muy bien aquí nos separamos (abrí tanto los ojos que creí que se me saldrían) ¿qué?, no creíste que estaríamos juntas toodo el tiempo, ¿o sí?
Yo: ah… ah…
T&A: Adiós (se separaron y se fueron con una sonrisa ah esparcirse por el lugar)

      Me senté en una de las sillas que estaban alrededor de la pista y observe a toda la gente del lugar. Al parecer la mayoría era de mi edad, se notaba.

-H-Hola… ¿Hola?
Yo: a mí (rió y asintió levemente con una sonrisa) ¿qué pasa?
-quería preguntarte… ¿me puedo sentar a tu lado?
Yo: (lo miré extrañada) c-claro

      Su cara era tan familiar. Claro. Todos dicen eso. Pero lo era. Sentía que ya lo había visto antes pero no recordaba que hubiera soñado con él o algo así.
       Nadie habló. Esperé que se hubiera sentado ahí para conversar conmigo pero al parecer, no, no tanto.

Yo: y… ¿cómo estas?
-No me recuerdas, ¿cierto? (negué levemente con la cabeza y soltó una hermosa risita) mal, la verdad, es la noche de un día difícil
Yo: eso me suena conocido, tú eres-
-¡Amor! (miré a la chica que estaba parada frente a nosotros y, como era obvio, llamando al chico de al lado)
-¡Hola!, bueno… chica gracias por dejarme estar contigo (me sonrió y se fue mientras le hacia bromas a ella)


       Se alejó y yo me quedé ahí como tonta, sentada & sola ¬¬.
Empecé a recoger mi dinero que se había caído de mi pequeña bolsita. Se unió a mi otro chico.
-Hola
Yo: ¿Hola?
-Soy Michael, Michael McCartney
Yo: Soy Nathalie Schwartz, dime Natt

12 oct. 2012

-Capítulo O5.


    Semanas después todo marchó exactamente igual, ya no hablábamos de lo ocurrido. Ella volvió a ser la misma, hablando de sus Beatles, típico. Y déjenme decirles que justo hablábamos de esos melenudillos.

Edith: Y George es alérgico a la piña…
Yo: tú también lo eres, ¿no?
Edith: (pensó un poco y abrió los ojos como plato) Eso es… ¡Cierto!, ¡Soy Georgina Harrison! (sonrió tan amplio que creí que se le saldrían los dientes)
Yo: Okey… cálmate… diablos no debí decir eso (susurré para mí)
Edith: Oye ¡tú!

       Volteé por detrás de mi hombro, tal vez no me llamaba a mí.

Edith: a ti tonta xD
Yo: ¡Hey! (hice un puchero) no me digas ton…
Edith: Ay sí, ¿de cuándo acá moderas tu vocabulario?
Yo: cuando yo quiero (hice un puchero más marcado cruzando mis brazos)
Edith: jajaja eres una tonta… ¡Hiciste que me saliera del tema!
Yo: bueno, bueno ya, continúa (la miré mal)
Edith: (aclaró su garganta) como le decía my lady… nunca me contó que pasó entre McCartney y usted (me dijo insinuando algo con las cejas)
Yo: (me sonrojé) Ay Edd no empieces
Edith: Naaatt
Yo: (giré los ojos) esta bien (dije entre dientes mientras que Edith me miraba bastante atenta)

    Y le conté toda mi historia incluyendo lo de los Jelly Babies de George, pero sería inútil repetirlo.
    Eddie me miró incrédula.

Yo: Ahora ¿qué?
Edith: No sabías que Ringo se llamaba Richard (me miró mal mientras cruzaba los brazos)
Yo: bueno… uno nunca sabe (le sonreí)
Edith: increíble, teniendo una amiga beatlemaniaca y no sabes (rió)

1 MES DESPUÉS  

X: ¡Bee!, ¿Dónde esta mi saco favorito?
Beatrice: Al lado de tus zapatos, no me digas Bee
X: gracias Bee(dijo sonriendo mientras se ponía el saco)
Beatrice: (rodó los ojos) de nada Paulie (dijo sonriéndole tiernamente)

     Esos dos se conocían desde que tenían memoria y ella lo amaba desde ese momento, una vez habían salido pero no fue nada serio debido a que Paul empezó a salir con otra y ahí terminó todo. Aún así ella no dejaba de quererlo.

X2: ¡Hey! ¡Bea!
Beatrice: ¡¿qué?! , ¡Maldita sea! (sí, habían interrumpido sus pensamientos sobre Paul)
X2: ;-; sólo quería decirte que estabas muy linda…
Beatrice: gracias George pero no funcionará esta vez, buen intento (los chicos rieron excepto por George)
George: me lleva… (Susurró para sí)
Beatrice: sabes que te quiero pero soy tu manager…
Brian: No sólo tú eres su manager (dijo recogiendo algunas cosas)
Beatrice: No te pongas de mal humor Eppy (hizo una cara suplicante y este salió de ahí rodando los ojos)
John: Eppy ámame (dijo haciendo una mala imitación de ella)
Beatrice: Jódete Lennon (dijo mientras se iba a mala cara)
John: me ama (dijo orgulloso)
X: ¿quién?
John: Eh… nadie Cyn (le sonrió)
Cynthia: ¿nos vamos? (dijo acomodándose el cabello en un espejo de mano)
John: Ah… (Miró a los chicos suplicantemente y estos sólo se rieron de él, pero él se defendió con una sola seña; levantó el dedo de en medio)
Cynthia: (volteó y John se acomodó fingiendo que no había pasado nada) ¿listo?, Jules nos espera
John: Claro (dijo fingiendo una sonrisa)

    Se fueron.

Paul: ¿no creen que fuésemos un poco malos?
Beatrice: ya nos encontrará haya…

‹‹-----------------------------------------››

     Me encontraba recogiendo mis últimas cosas mientras junto a Aly y Tracy Eddie lloraba sentada en mi cama, a mí lado. Aly y Tray se sentaron después al lado de ella para consolarla.
Poco faltaba para dejarla de ver.




Aly te respondí en la entrada anterior :3

11 oct. 2012

-Capítulo O4.


 Yo: ¿S-si? (dije dejando la mochila a mi lado mientras yo aún chorreaba de lo empapada que me había dejado la lluvia)
Zoé: (pensó un poco) Vete a cambiar, ya hablaremos al rato…

     Obedecí al instante antes de que dijera algo como “No, hablemos ya” o, “Estas castigada” o lo que fuera, sólo no quería escuchar sermones, no aún.
Subí rápido las escaleras, abrí la puerta de mi habitación y me tope con la pequeña Mai, mi hermana de 3 escasos años de edad.

Mai: Nattie…
Yo: ¿Si?
Mai: mamá me dijo que conocías a él chico de la tele…
Yo: ¿qué chico? (me apuntó a uno de los melenudos que estaban en la foto que ella sostenía, Ringo. Reí y la puse senté en mi cama, a mi lado) si, si lo conozco, ¿por qué?, ¿te gusta? (asintió mientras un lindo color rojo entraba por sus mejillas), si, es muy lindo…
Mai: (asintió) Nattie… (La miré y asentí para que prosiguiera) ¿l-le puedes dar esto? (me pasó una cartita que sostenía en sus manos con una tierna vocecita)
Yo: C-claro, ¿Por qué no?, ¿Qué es?
Mai: es un dibujo, mamá me ayudó a ponerle una nota
Yo: Oh vaya… ¿la puedo leer? (negó avergonzada con la cabeza baja) Oh bueno, no la leeré (le sonreí y ella de la nada me abrazó… yo al momento que me incorporé seguí su gesto) bien, ahora deja de abrazarme o te enfermarás (asintió y dejó de hacerlo)
Mai: Gracias Nattie
Yo: De nada, ahora… deja ir a bañarme, al rato hablamos, ¿está bien? (le sonreí, ella asintió y se fue saltando disimuladamente de mi cuarto)

    Iba a salir de mi cuarto pero me detuvo ahora mi hermana mayor, Lee Schwartz.

Lee: (no me dejó pasar la puerta) A ¿Dónde? Torpe
Yo: a bañarme, ¿tal vez?
Lee: Sólo vengo para decirte algo… ¡¿Por qué no me dijiste que eras amiga de The Beatles?!
Yo: (la miré mal) ¿en serio? (asintió súper feliz) no lo soy, sólo… bueno, ¡sólo era un estúpido autógrafo!
X: (abajo) ¡No escucho la regadera!
Yo: ¡ya va!, ¡ya va!, muy bien (dije dirigiéndome de nuevo a mi her… Lee) ya tengo que bañarme o me mata (apunté hacia abajo)
Lee: Si, bueno, ya tendré tiempo para interrogarte… o escuchar lo que te pregunten (movió las cejas y yo la miré mal)
Yo: basta… (Tomé mis toallas y me dirigí a la ducha)

    Me metí a bañar y puse la radio, algo de música me calmaría. Genial. ¿Justo de ellos?, existiendo tantos buenos artistas justo ¿tenían que ser ellos?; si, bueno, su voz era reconocible en cualquier lugar.
   Terminé de ducharme y me puse con mi típica blusa larga (muy larga, casi como un vestido) y debajo un short; por si acaso.
    Peiné mi cabello castaño tan sólo lo dejé suelto; hacía un poco de frío así que era lo conveniente.
    Bajé unos minutos más tarde; tenía miedo sobre que me dirían. Ya estando abajo no los vi en la sala, tal vez estarían en la… cocina, o… diablos, odiaba que hicieran esto. Toqué la puerta y desde adentro habló mi madre:

Zoé Schwartz: No esta cerrado…

    Abrí la puerta…

Robert Schwartz: Pasa, siéntate y cierra la puerta.

    Seguí lo que dijo y me senté frente a ellos. Era su oficina; su lugar “sagrado” para charlas, no esperaba algo menos que un regaño. Me quedé ahí sentada, viéndolos, según yo: ya se avecinaba una tormenta y quizá la última que vería por el resto de los días, Amén.

Robert: Muy bien, ¿desde cuando sales con este chico…? ¿Paul, se llama?
Yo: Si, así se llama, y no, no salgo con él no te preocupes…
Zoé: Pero (papá le negó con la cabeza)
Robert: sólo dime una cosa, ¿lo conocías antes? (me quedé estupefacta y poco a poco dije que no con la cabeza), muy bien, eso es suficiente para mí (sonrió victorioso)
Yo: ¿En serio?, ¿sólo eso?, me esperaba algo más grande (reí)…
Zoé: Bueno si quieres un castigo es cuestión de pedirlo (sonrió ampliamente mostrando sus dientes)
Yo: no, no, de hecho así estoy bien (sonreí) adiós… (Salí de ahí y se escuchó parte de la conversación de mis padres)
Zoé: ¿En serio piensas que sea lo apropiado?
Robert: Si, es una buena chica, yo creo que lo merece…

     Me fui sonriendo victoriosamente a mi habitación y me tiré sobre la cama feliz de que hoy no fuera el último de mis días. Puse un disco de Mozart y comencé a meditar. Bueno a veces podía ser algo extraña…

     Martes, otro día de martirio para ver a Eddie –aún- enojada. Era obvio que seguiría enojada, no me había llamado el día anterior –siempre hablábamos por las tardes, cuando ella no podía venir, en mi caso, ir- así que no sería nada nuevo si hoy no estuviera ahí para mi.
    Bajé y tomé el desayuno ya lista para ir a la escuela. Me despedí de mamá. Papá no estaba ya había ido a trabajar, como era de costumbre, salió más temprano, yo asistía a la 7 y algo a la escuela y él como a las 6, a veces a las 5, su horario variaba.
     Me fui directo a la escuela, sola. La verdad no pensaba que Edd pasaría por mí, sería algo ridículo pensar que lo haría.
     Llegué al aula y sorprendentemente había llegado temprano, y no había sido la única, Eddie también estaba ahí, sentada en su lugar de costumbre (a mi lado) pero con un semblante serio mirando por la ventana que daba a la calle.                                           Aclaré mi garganta para que supiera que no estaba sola en el aula, me miró, sonrió apenas (lo cual fue un poco extraño) y siguió mirando nostálgicamente la ventana. Me senté a su lado, lo mejor sería hablarle, no podía estar un solo día sin ella.

Yo: ¿Edd? (corregí, cuando se enojaba no le gustaba que le dijeran por el apodo) ¿Edith? (me miró con una sonrisa a medias y con unas inmensas ganas de llorar) ¿qué pasa?

    Sin pensarlo 2 veces me abrazó, yo también lo hice pero sin sacar mi cara de sorpresa y comenzó a soltar pequeños sollozos, no entendía la situación, al parecer ella comprendió que yo estaba confundida y me aclaró todo con unas 2 simples palabras:

Edith: ¡Se fue! (continuó llorando pero más fuerte)

    Solo necesito dos porque desde hacía tempo que su padre y su madre peleaban, ya habían pensado en separase pero jamás lo hacían por una única razón, sus hijas las cual no querían que sufrieran, aun que Edd ya lo sabía todo.
    No podía hacer nada más que consolarla, no entendía su situación, en mi casa no era lo mismo, la verdad siempre me había considerado una persona con suerte por tener una familia como la mía tan… unida.
    Más tarde sonó el timbre y llegaron los demás alumnos, entre ellos nuestras dos amigas,
    Pasaron las clases, salimos y bueno, traté de que olvidara aquello por un momento, tan sólo para que estuviera de buen humor por un rato.

15 sept. 2012

-Capítulo O3.


Edith: Vamos Natt… Natt, ¡Apresúrate o llegaremos tarde!

Rieron las demás al escucharla tan… enojada mientras me decía desde su carro. Ya era lunes así que volveríamos a clases normales y yo –como siempre- me había tardado más de lo esperado. Lo que siempre molestaba a Edd es que  Tracy y Aly no se tardaran y yo sí, le encantaba llegar temprano a esa loca. Tracy Walker y  Aly, Aly de Diamond eran chicas que también estaban en nuestro salón sólo que eran más unidas a Edd que a mí, si bueno, solía ser muy antisocial siempre, menos con Edd.

Yo: Ya voy, no te irrites…(Entre en tl carro) toma (reí) malhumorada (susurré entrando al carro mientras le daba la foto)
Edith: No, gracias (me la dio de nuevo)…
T&A: Uyy
Yo: ¿qué te pasa?
Edith: quien no se pondría “malhumorada” después de enterarse que su amiga mantuvo una conversación muy grata con los “melenudos estúpidos” y no tuvo la conciencia de decírselo primero a su mejor amiga…
T&A: ¡Ssss!
Yo: ¿quieren callarse?
Tracy: y luego quien es la malhumorada e.e (Aly rió por lo bajo pero no le tomé importancia)
        
        Pero… Mierda. Lo había olvidado por completo… Momento. ¿Cómo se había dado cuenta?, en estos casos era mejor fingir demencia.

Yo: (me reincorporé y me hice pasar por pensativa) Vaya… No sé de qué hablas…
Edith: Ah, ¿no?, entonces explica esto. Al pásame tu revista, por favor (Puso una revista frente a mí, era de las que siempre compraba para saber más de los melenudos. Y si, era yo, casi topada con Paul McCartney.)
Yo: Oh…
 
      Fue lo único que alcancé a decir. ¿Qué pude haber dicho?, negarlo sólo traería más problemas aparte el encabezado no era muy bueno que digamos… “Paul McCartney, ¿sale con fan?”

Edith: Eso pensé…  (Puso una mano en el volante y la otra en la palanca de cambios, movió esta última y así nos dirigimos a la escuela)

Aly, Tray & Edd se quedaron hablando mientras yo leía una parte del artículo y decía que nos habíamos besado y que la amiga de los Beatles “Beatrice”, lo había confirmado. Toda una farsa pero suficiente para que mi amiga lo creyera.
    Entramos al aula, me senté en el lugar de costumbre pero la castaña no siguió mi acto; al contario, ella se sentó demasiado lejos de mí junto con Tray mientras que Ay si se sentó tras de mi.
    Era una bobada enojarse por aquello… Pero aún así sabía como hacerme sentir mal.


El maestro parloteaba y no podía dejar de pensar en Edd y que le diría, necesitaba a alguien y ese alguien era…

Yo: Psss, ¡Aly! (le grité en un susurro (?)
Aly: deja poner atención… con un carajo (susurró para sí)
Yo: como si pusieras (dije rodando los ojos)
Aly: (pensó un poco) está bien, ¿que quieres?
Yo: ¿qué puedo decirle a Edd?
Aly: ¿en serio? (me dijo incrédula) muy bien 1.- lo siento, momento de debilidad. Siempre funciona 2.- ya me gustan los Beatles…
Yo: ni muerta
Aly: cállate y escucha: 3.-no soy yo, es mi gemela
Yo: no tengo gemelas -.-
Aly: shh, ¡que nadie sepa!, 4.-
X: ¿quiere dar la clase usted señorita Diamond?
Aly: ya va, ya va (dijo dirigiéndose al profe), seguimos en el descanso(de nuevo se dirigió a mí)

    Las clases transcurrieron igual, ella atrás y yo adelante del salón: lejísimos la una de la otra. En una de las clases nos tocó trabajar en equipo, creí que vendría conmigo… más no lo hizo así que yo fui hacia ella pero enseguida acomodó a Aly y Tracy frente a ella, típico de cuando se enojaba. Y el equipo era de 3 ;-;
       Ya habían pasado un montón de clases y ella aún no me dirigía la palabra, lo bueno es que ya seguiría el receso y por fin –después de un buen rato- me hablaría, estaba segura… o al menos no creo que sea taan mala como para dejarme comiendo sola.
       Por fin era descanso, el momento en que me hablaría. Venía para la mesa, se acercó, se acercó… y se sentó en la de al lado, con Aly y Tracy. Increíble que era esta mujer, increíble. Si, en definitiva estaba enojada y de seguro su estúpido orgullo no se rebajaría para hablarme, al menos no hasta que yo lo hiciera. Me levanté, estaba decidida, le hablaría, ella me miró; nuestras miradas se cruzaron y decían no más que tristeza y enojo por parte de ella, pero en eso una estúpida porrista –llamada Nora- , la típica mala del cuento, gritó.

Nora: ¡Hey!, tú conociste a Paul McCartney, ¿cierto? (Eddie me fulminó con la mirada y se volteó)

      Claro, todos estarían hablando apaciblemente del “gran” concierto de los Beatles y lo que había sucedido aquella noche. Y como siempre: había alguien con falta de discreción. Todos me voltearon a ver atentos. Tracy y Aly empezaron a hacerme señas de cortarse la cabeza dándome a entender: ¡NO HABLES!... ¡Ah! Pero que si mi boca es más rápida que mis ojos:

Yo: S-si… aja (se formó un tumulto de gente alrededor de mí haciendo preguntas tontas) ¡Eddie!, ¡Edd! (grité desesperadamente al ver como se alejaba junto con Tray y Aly molestas pero sin embargo no tuve ningún resultado pues salieron de la cafetería de inmediato)

     Todos me siguieron haciendo preguntas tanto incómodas como idiotas.
    
     Prosiguieron las clases y después –gracias al cielo- pudimos regresar a casa, cosa que a final de cuentas no me agradó mucho porque aparte de volver caminando -Edd no me esperó- estaba lloviendo a cantaros, aun así corrí hasta mi casa. Llegué y no me recibieron como esperaba. Me miraron enojadísimos pero sin decirme la razón de tal enojo.

Mamá (Zoé Schwartz): Nathalie Schwartz Lownds

     Oh, Oh, ya viene otra tormenta...

7 sept. 2012

-Capítulo O2.



Yo: Pa… ¿pá?, ¿qué haces aquí?
Sr. Robert Schwartz: (se bajó los lentes que traía) sí, pero cállate, no pueden saber que soy tu papá.
Yo: pero, ¿por…? (enseguida me tapó la boca)
Robert: Creerán que te dejé entrar aun que no trajeras boleto, cosa que te dije que haría pero no me escuchaste (mi hico mala cara y dejó de taparme la boca)
Yo: p-pero, ¿Cuándo me dijiste eso?
Robert: Esta misma mañana. Recuerda que estabas comiendo, corrijo, tragando como loca para llegar a casa de Eddie, por cierto, ¿qué tal? (le sonrió y ella el)
Yo: eh… ¿lo siento? (dije refiriéndome a mi amiga, quien me veía con cara de que me proporcionaría un asesinato seguro)
Edith: ya que (dijo girando los ojos)
Chicas: ¡Hey!, ¡muévanse!... ¡Si!, ¡queremos pasar!
Yo: bueno papá nos vemos más tarde o las idiotas (me miró mal) bueno, bueno, las “fans” locas de atrás nos lincharán
Robert: con cuidado (nos sonrió al tiempo que nos dejaba pasar)

     Habían pasado unos 10 minutos de concierto y ya me sentía mal. No porque no me gustara verlos ahí en el escenario, sino porque ya estaba gritando como toda una fan loca y estaba traicionando mi pensamiento. Y es que su energía era tan contagiosa que… ¡¿Qué diablos estoy diciendo?! .

Edith: ¡TE AMO GEORGE! (giré los ojos) oh vamos, bien que te encantan. ¡WOO! (volví a girar los ojos con mi cabeza moviéndose en forma de reprobación)

     Y así prosiguió mi amiga y las otras 7, 998 fans que estaban en el Coliseo de Washington. Gritando, dando palmadas y moviéndose al compás de la música, y claro, unas que otras que llevaban carteles los movían también, era un locura. Agradecí profundamente al cielo que yo estuviera libre de semejante gusto. Según mi amiga me parecía a la tía de… ¿John?, ¿Ringo?, ni idea de quien era tía el caso es que era una aburrida igual que ella. Y no era así. Que a mí me gustara Mozart o Beethoven no iba a que yo fuera aburrida… o, ¿si? Díganme por el amor a Twiggy que no soy aburrida. Esto es triste. Estoy en medio de gritos & yo concentrándome en si soy aburrida o no... Pero, no lo soy ¿cierto?, ¿CIERTO?
     Por fin terminaron los 30 o más minutos del concierto, aparte de mi problema de si era o no aburrida. Ya terminado el concierto y salieron del escenario. Apenas salían del escenario y vi como una chica de cabello castaño se acerco a ellos, al parecer les indicaba donde ir. Según mi amiga, se llamaba Beatrice, Beatrice… bueno, no sabía el nombre completo pero se llamaba Beatrice, eso es lo que cuenta.

Edith: ¡Diablos! (dijo quejándose)
Yo: ¿qué pasa? (dijo fingiendo interés)
Edith: quiero un autógrafo suyo pero ya tengo que irme…
Yo: ah… que pena (la jalé hacía la salida pero ella se puso estática obligándome a volverme hacía ella) ¿qué te pasa?
Edith: pero… si hubiera alguien taaan linda y hermosa que me lo pudiera conseguir (dijo mirándome con ojos de perrito casi obligándome a que yo me quedase y fuera por su dichoso autógrafo)
Yo: (le toqué la espalda a una fan que estaba a mi lado) oye dice mi amiga que, bueno… ¿Le consigues un autógrafo de ellos? (apunté al escenario)
Chica: ¡Si!, ¡claro!
Yo: (giré de nuevo a donde estaba Eddie) ahí tienes, ella quiere ir (le sonreí)
Edith: Hablaba de ti ¡idiota!
Yo: pero, ¡no quiero ir! (me hizo cara de perrito de nuevo) ¡Ni se te ocurra! (dije pronunciando palabra por palabra)
Edith: oh vamos Natt, no seas así, ¡por favor!, al menos sólo el de George (volvió a hacerme la cara del perrito, diablos sabía como convencerme)
Yo: esta bien… (Dije apenas)

      Ya estando en los benditos autógrafos. Yo había sido la última.

Yo: No puedo creer que este haciendo esto (susurré para mí mientras sacaba un Jelly Baby de mi bolsillo y lo comía)
John: ¿perdón?
Yo: nada (le sonreí)
John: Eh… (Soltó una pequeña risa junto con los otros Beatles) hablaba de para quien es el autógrafo…
Yo: ah… (Reí también pero me sonrojé) para Edd… (Empezó a escribir) ¡NO!, perdón, quiero decir, para Edith Johnson (les sonreí)
John: ¿te decidiste ya? O ¿te espero otro rato? (ellos empezaron a reír “discretamente”)
Yo: (lo fulminé con la mirada) muy bien tienen una fan menos.

     Si, bueno nunca fui su fan pero según yo, mi comentario se escuchó un poco más dramático. Me equivoqué. Apenas iba a tomar la foto para irme lo más dramáticamente posible cuando escuché una risita atrás de mí.

Ringo: Perdónalo, le afecta tener esposa. (Reí) Soy Richard (me sonrió)
Yo: ¡Hey te pareces a un amigo mió!, sólo que no recuerdo su nombre, era algo extraño como… Park, Henry, no, ni idea (rió), tengo mucho sin verlo… Espera… ¡¿No te llamas Ringo?!
Ringo: (me miró desentendido) ¿N-no?
Yo: ¡Sacrilegio!, ¡no sabes como se pondrá mi amiga cuando lo sepa!
Ringo: vaya, no sabías que no me llamo Ringo… imagina si no fueras mi fan (comenzó a reírse)
Yo: no lo soy…
Ringo: (hizo una cara de sufrimiento muy chistosa) seguramente lo eres de Paul, ese idiota… (Susurró para sí pero lo alcancé a escuchar & me reí)
Yo: tranquilo, no soy fan de nadie que no sea Mozart (le guiñé un ojo)
Ringo: (rió) ¿Mozart? (sonrió) Okey… Entonces, Edith, ¿quieres volver?
Yo: (reí) no me llamo Edith, esa es mi amiga…
Ringo: ¿Entonces?, ¿Cómo te llamas?
Yo: Nathalie, Natt Schwartz (le sonreí)
Ringo: (rió) vaya… raro apellido… bueno, ¿vuelves?
Yo: Claro (le di una linda sonrisa)

       Regresé y efectivamente seguían ahí los demás Beatles, excepto Lennon.

George: Lamento el comportamiento de Lennon, a veces suele ser… (Se quedó pensando en una palabra para completar su frase, cosa que yo hice)
Yo: ¿insoportable?
George: (rió) algunas veces…

      Me autografiaron la foto por fin tan sólo faltándome la firma de Lennon.

Yo: gracias pequeños idotas de cabello largo (les sonreí tierno y me dí la media vuelta para irme pero George me detuvo)
George: ¡espera!
Yo: sigo aquí (le sonreí apenas)
George: bueno es algo vergonzoso pero… bueno, es que… ¡ARG! Lo diré de una buena vez… ¿me podrías regalar un Jelly Baby? (reí y él se sonrojó) ¿por qué la risa?
Yo: bueno es que jamás escuché tan rara petición pero, sí, es más ten (le pasé la bolsa) sé por mi amiga que eres bastante tragón así que… todos tuyos (le sonreí y el se sonrojó más ante mi mal comentario de “tragón”)
George: gracias
Yo: no hay por que (le sonreí y él a mí)

Volvió con los Beatles y se quedaron platicando… al parecerla platica tenía mucho interés porque le escuchaban atentos a Ringo, quien hablaba sin parar.
    Vaya que Edd se pondría feliz, no, más que eso sí le contaba que había pasado.
     Me dí la media vuelta y caminé unos cuantos pasos pero me detuve al escuchar una voz detrás de mí. Giré y quedé a escasos centímetros de un Paul -si es que si era el nombre de él- muy… ¿Agitado?

Paul: Nathalie… (Dijo tratando de recobrar el aire perdido al tiempo que posaba sus manos sobre las rodillas)
Yo: (lo miré atenta) ¿qué pasa?

     Pareciera que estaba calmada, pero no. Estar tan frente a un Beatle me puso muy nerviosa (y no es que me gustasen), más nerviosa que a mi amiga cuando iba a cantar frente a toda la escuela. Es verdad, no me agradaban los Beatles… bueno, Ringo era la excepción, me había caído bastante bien desde el principio, con sólo ver su cara… no sé, había algo que hacía que me cayera bien de primera vista…

Paul: yo…
Yo: (me mordí el labio inferior y lo miré a los ojos) ¿qué pasa? (volví a preguntarle pero ahora fue más un susurro)
Beatrice: Paulie tienes que volver ya. Los chicos ya están… (Me miró) ¿Quién es?
Paul: eh, nadie. Vamos Bea (le sonrió y ella se dio la vuelta) hasta luego… (Dijo dejando claro que nos volveríamos a ver)

     Le sonreí una última vez y me giré para pegar un pequeño grito metal. ¿Qué demonios había sido aquello?





     Aly te meteré porque creo que la otra no funcionara y Leyre ya te tengo un personaje :33

Chauuuas

7 ago. 2012

-Capítulo O1.


Nathalie Schwartz.-

   Es 1964 & la beatlemanía está en su apogeo, sí, esos estúpidos melenudos. Soy Nathalie Schwartz, & según mis compañeras "no soy normal". Y es que odio a The Beatles tanto que podría matarlos ¬¬, no, es mentira... pero que los odio con todo mi ser, no lo es… no tanto. Cosa que no le importa a Edith, Edith Johnson, mi mejor amiga. Ella simplemente era una de tooodas sus "preciadas fans". Inútiles, gastando el tiempo en personas idiotas.
   Ahora -como era de costumbre- estaba junto con mi amiga… mirando a esos idiotas de cabello largo en la televisión.

Edith: ¡Oh por dios!, que acaso ¿no son lindos? (sonrió mostrando sus dientes perfectos)
Yo: (giré los ojos) si, claro… (Seguí comiendo de mis papas fritas)
Televisión: … Estarán por aquí el día 11 de Febrero en el Coliseo de Washington D.C. Vengan rápido por sus boletos…
Edith: Oh por dios, Oh por dios, ¡Oh-Por-Dios!
Yo: (escupí las papas) ¡¿qué pasa?!
Edith: Darán un concierto, aquí, ¿puedes creerlo? (le dí un golpe en el brazo) ¡AUCH! (me miró mal) ¿qué te sucede?
Yo: no me asuste por una tontada, has hecho que tirara mis papas… ¡me comprarás otras! (ahora fue mi turno de verla mal)
Edith: Si, si, como digas, ¡vamos por nuestros boletos!
X: (entró a la habitación) ¿qué pasa chicas?, ¿por qué tanta gritadera?

   Era la señora Johnson, de tanto gritó había dejado de coser para ver que tenía su hija menor.

Edith: ¡¡Vendrán mamá!! , ellos, ¡lo harán!, ¡vendrán a Washington!
Sra. Johnson: ¿Quiénes hija?
Edith: ¡The Beatles!
Sra. Johnson: ¿los melenudos? (comencé a reírme del comentario de la señora pero después paré por que Eddie me fulminó con la mirada)
Edith: si, mamá -.-
Sra. Johnson: Oh pero Edith (Eddie cambió la cara –odiaba que le dijeran Edith-) Eddie (corrigió) cariño, ¿por qué quieres verlos?
Edith: Son el amor de mi vida (dijo mirando al techo simulando que soñaba despierta con esos 4) ¿podrías darme el dinero para comprar mi boleto?, por favooor (le suplicó)
Sra. Johnson: (exhaló) está bien, veré que puedo hacer…

    & Ahí comenzaron los cariños & agradecimientos por parte de mi amiga.
 Ya en la fila para comprar el dichoso  boleto…   

Edith: NATTIE!!! No es ¡¿GENIAAAL?! , ya estamos mucho más cerca de ellos
Yo: Sí, vaya que lo es... (dijo entre dientes)
Edith: ¿decías? (me dijo a mala cara)
Yo: Eh... nada c:
Edith: ¡no puedo esperar a comprar mi boleto!

    Al fin, después de unas largas horas de espera no toco a nosotras.

Taquillera: ¿Sí?, ¿qué desean?
Edith: 2 boletos en los mejores lugares para ver a The Beatles (dijo muy sonriente)
Taquillera: Se nos han agotado. ¡Siguiente!
Edith: ¡¿Qué?!
Taquillera: Ya me ha escuchado. Ahora deje pasar a los demás.

     Un hombre de seguridad que estaba a un lado de la taquilla nos movió… no, fue más un empujón de su parte e hizo que nos quitáramos de la taquilla. Miré a Eddie. Tenía los ojos cristalizados a más no poder, oh no, iba a llorar, y yo que no soportaba verla llorar.

Yo: ¿Eddie?, ¿estas bien? (me miró con una cara de cachorrito mojado &, oh diablos, era tarde, ya estaba llorando)

       De regreso a su casa seguía todo igual, ella lloraba & yo, la verdad no quería meterme en su batalla interna así que no hablé en todo el camino.

Yo: todo estará bien… (Me miró incrédula & volvió a mirar hacía el volante)
Edith: Llegamos (dijo en un hilo de voz)

     Me bajé de su auto & entré a mi casa. Pobre, en serio los quería ver…

   Al otro día estábamos en el colegio. Ella no habló durante una hora. Yo, ya no aguantaba más.

Yo: Eddie, Eddie, bonita (le sonreí un poco… & no me respondió) oh vamos Eddie, no estarás así para toda la vida, ¿o sí? (de nuevo, silencio)

    Me dí por vencida… Por el momento. Traté de hablarle en el almuerzo.

Yo: Edd, vamos, no es para tanto… tal vez confirmen para actuar otra fecha este mismo año (nada) es más que tal si hay revendedores, es más mira si quieres te compró tooodo o que haya en la tienda que tú
Edith: (me interrumpió) espera, espera, ¿qué dijiste?
Yo: ¡hablaste! (sonreí bastante amplio, ya extrañaba a mi amiga)
Edith: re…vendedores, ¡¿dijiste?!
Yo: wow, wow, para tu caballo linda, sólo era una broma…
Edith: No, tiene que haber, siempre hay un idiota que ese mismo día no puede ir…
Yo: pero… (Me miró con cara de suplica, bufé) me lleva (ella rió)


     Ya era el 11 de Febrero & -efectivamente- había revendedores por doquier.

Edith: ¡Aquel! (apuntó a un señor ya entrado en años con tan sólo 2 boletos)

     Corrimos hasta él pero para nuestra desdicha se nos atravesaron otras chicas.

Chicas: ¡los queremos!

      Edith me susurró un “vámonos” bastante desganado. “No”, le respondí, no dejaría que esas idiotas se quedaran con NUESTROS boletos.

Yo: disculpen… idotas, llegamos primero.
Chica1: Mira estúpida NOSOTRAS llegamos antes que tú & tú… esa cosa que viene detrás de ti (dijo refiriéndose a mi amiga)
Yo: de está si ¡no te salvas! (Eddie me tomó por los hombros evitando que las golpeara)
Edith: déjala, no tiene caso…
Yo: vaya que lo tiene… hey disculpe, usted nos vio, ¡veníamos antes que ellas! (me dirijí al hobre)

     Todas lo miraron impacientes esperando su respuesta.

Hombre: vaya que si… (Las idiotitas esas nos fulminaron con la mirada y se fueron)
Yo: gracias, & ahora…

      Le pagamos. Fuimos a la entrada & dimos los boletos.

Staff: no las dejaré pasar.
Edith: p-pero ¿por qué?
Staff: sus boletos. Son falsificados.
Yo: falsifi, ¿qué?
Staff: ya me escuchó. (Estaba harta de esa frase)

      Nos volteamos. “Ya que” pensé, pero el señor del staff nos jaló del brazo.

Staff: Estoy bromeando Nattie
Yo: ¿qué jodidos…? (¿cómo sabía mi nombre?, giré & era nada menos qué…)