15 sept. 2012

-Capítulo O3.


Edith: Vamos Natt… Natt, ¡Apresúrate o llegaremos tarde!

Rieron las demás al escucharla tan… enojada mientras me decía desde su carro. Ya era lunes así que volveríamos a clases normales y yo –como siempre- me había tardado más de lo esperado. Lo que siempre molestaba a Edd es que  Tracy y Aly no se tardaran y yo sí, le encantaba llegar temprano a esa loca. Tracy Walker y  Aly, Aly de Diamond eran chicas que también estaban en nuestro salón sólo que eran más unidas a Edd que a mí, si bueno, solía ser muy antisocial siempre, menos con Edd.

Yo: Ya voy, no te irrites…(Entre en tl carro) toma (reí) malhumorada (susurré entrando al carro mientras le daba la foto)
Edith: No, gracias (me la dio de nuevo)…
T&A: Uyy
Yo: ¿qué te pasa?
Edith: quien no se pondría “malhumorada” después de enterarse que su amiga mantuvo una conversación muy grata con los “melenudos estúpidos” y no tuvo la conciencia de decírselo primero a su mejor amiga…
T&A: ¡Ssss!
Yo: ¿quieren callarse?
Tracy: y luego quien es la malhumorada e.e (Aly rió por lo bajo pero no le tomé importancia)
        
        Pero… Mierda. Lo había olvidado por completo… Momento. ¿Cómo se había dado cuenta?, en estos casos era mejor fingir demencia.

Yo: (me reincorporé y me hice pasar por pensativa) Vaya… No sé de qué hablas…
Edith: Ah, ¿no?, entonces explica esto. Al pásame tu revista, por favor (Puso una revista frente a mí, era de las que siempre compraba para saber más de los melenudos. Y si, era yo, casi topada con Paul McCartney.)
Yo: Oh…
 
      Fue lo único que alcancé a decir. ¿Qué pude haber dicho?, negarlo sólo traería más problemas aparte el encabezado no era muy bueno que digamos… “Paul McCartney, ¿sale con fan?”

Edith: Eso pensé…  (Puso una mano en el volante y la otra en la palanca de cambios, movió esta última y así nos dirigimos a la escuela)

Aly, Tray & Edd se quedaron hablando mientras yo leía una parte del artículo y decía que nos habíamos besado y que la amiga de los Beatles “Beatrice”, lo había confirmado. Toda una farsa pero suficiente para que mi amiga lo creyera.
    Entramos al aula, me senté en el lugar de costumbre pero la castaña no siguió mi acto; al contario, ella se sentó demasiado lejos de mí junto con Tray mientras que Ay si se sentó tras de mi.
    Era una bobada enojarse por aquello… Pero aún así sabía como hacerme sentir mal.


El maestro parloteaba y no podía dejar de pensar en Edd y que le diría, necesitaba a alguien y ese alguien era…

Yo: Psss, ¡Aly! (le grité en un susurro (?)
Aly: deja poner atención… con un carajo (susurró para sí)
Yo: como si pusieras (dije rodando los ojos)
Aly: (pensó un poco) está bien, ¿que quieres?
Yo: ¿qué puedo decirle a Edd?
Aly: ¿en serio? (me dijo incrédula) muy bien 1.- lo siento, momento de debilidad. Siempre funciona 2.- ya me gustan los Beatles…
Yo: ni muerta
Aly: cállate y escucha: 3.-no soy yo, es mi gemela
Yo: no tengo gemelas -.-
Aly: shh, ¡que nadie sepa!, 4.-
X: ¿quiere dar la clase usted señorita Diamond?
Aly: ya va, ya va (dijo dirigiéndose al profe), seguimos en el descanso(de nuevo se dirigió a mí)

    Las clases transcurrieron igual, ella atrás y yo adelante del salón: lejísimos la una de la otra. En una de las clases nos tocó trabajar en equipo, creí que vendría conmigo… más no lo hizo así que yo fui hacia ella pero enseguida acomodó a Aly y Tracy frente a ella, típico de cuando se enojaba. Y el equipo era de 3 ;-;
       Ya habían pasado un montón de clases y ella aún no me dirigía la palabra, lo bueno es que ya seguiría el receso y por fin –después de un buen rato- me hablaría, estaba segura… o al menos no creo que sea taan mala como para dejarme comiendo sola.
       Por fin era descanso, el momento en que me hablaría. Venía para la mesa, se acercó, se acercó… y se sentó en la de al lado, con Aly y Tracy. Increíble que era esta mujer, increíble. Si, en definitiva estaba enojada y de seguro su estúpido orgullo no se rebajaría para hablarme, al menos no hasta que yo lo hiciera. Me levanté, estaba decidida, le hablaría, ella me miró; nuestras miradas se cruzaron y decían no más que tristeza y enojo por parte de ella, pero en eso una estúpida porrista –llamada Nora- , la típica mala del cuento, gritó.

Nora: ¡Hey!, tú conociste a Paul McCartney, ¿cierto? (Eddie me fulminó con la mirada y se volteó)

      Claro, todos estarían hablando apaciblemente del “gran” concierto de los Beatles y lo que había sucedido aquella noche. Y como siempre: había alguien con falta de discreción. Todos me voltearon a ver atentos. Tracy y Aly empezaron a hacerme señas de cortarse la cabeza dándome a entender: ¡NO HABLES!... ¡Ah! Pero que si mi boca es más rápida que mis ojos:

Yo: S-si… aja (se formó un tumulto de gente alrededor de mí haciendo preguntas tontas) ¡Eddie!, ¡Edd! (grité desesperadamente al ver como se alejaba junto con Tray y Aly molestas pero sin embargo no tuve ningún resultado pues salieron de la cafetería de inmediato)

     Todos me siguieron haciendo preguntas tanto incómodas como idiotas.
    
     Prosiguieron las clases y después –gracias al cielo- pudimos regresar a casa, cosa que a final de cuentas no me agradó mucho porque aparte de volver caminando -Edd no me esperó- estaba lloviendo a cantaros, aun así corrí hasta mi casa. Llegué y no me recibieron como esperaba. Me miraron enojadísimos pero sin decirme la razón de tal enojo.

Mamá (Zoé Schwartz): Nathalie Schwartz Lownds

     Oh, Oh, ya viene otra tormenta...

7 sept. 2012

-Capítulo O2.



Yo: Pa… ¿pá?, ¿qué haces aquí?
Sr. Robert Schwartz: (se bajó los lentes que traía) sí, pero cállate, no pueden saber que soy tu papá.
Yo: pero, ¿por…? (enseguida me tapó la boca)
Robert: Creerán que te dejé entrar aun que no trajeras boleto, cosa que te dije que haría pero no me escuchaste (mi hico mala cara y dejó de taparme la boca)
Yo: p-pero, ¿Cuándo me dijiste eso?
Robert: Esta misma mañana. Recuerda que estabas comiendo, corrijo, tragando como loca para llegar a casa de Eddie, por cierto, ¿qué tal? (le sonrió y ella el)
Yo: eh… ¿lo siento? (dije refiriéndome a mi amiga, quien me veía con cara de que me proporcionaría un asesinato seguro)
Edith: ya que (dijo girando los ojos)
Chicas: ¡Hey!, ¡muévanse!... ¡Si!, ¡queremos pasar!
Yo: bueno papá nos vemos más tarde o las idiotas (me miró mal) bueno, bueno, las “fans” locas de atrás nos lincharán
Robert: con cuidado (nos sonrió al tiempo que nos dejaba pasar)

     Habían pasado unos 10 minutos de concierto y ya me sentía mal. No porque no me gustara verlos ahí en el escenario, sino porque ya estaba gritando como toda una fan loca y estaba traicionando mi pensamiento. Y es que su energía era tan contagiosa que… ¡¿Qué diablos estoy diciendo?! .

Edith: ¡TE AMO GEORGE! (giré los ojos) oh vamos, bien que te encantan. ¡WOO! (volví a girar los ojos con mi cabeza moviéndose en forma de reprobación)

     Y así prosiguió mi amiga y las otras 7, 998 fans que estaban en el Coliseo de Washington. Gritando, dando palmadas y moviéndose al compás de la música, y claro, unas que otras que llevaban carteles los movían también, era un locura. Agradecí profundamente al cielo que yo estuviera libre de semejante gusto. Según mi amiga me parecía a la tía de… ¿John?, ¿Ringo?, ni idea de quien era tía el caso es que era una aburrida igual que ella. Y no era así. Que a mí me gustara Mozart o Beethoven no iba a que yo fuera aburrida… o, ¿si? Díganme por el amor a Twiggy que no soy aburrida. Esto es triste. Estoy en medio de gritos & yo concentrándome en si soy aburrida o no... Pero, no lo soy ¿cierto?, ¿CIERTO?
     Por fin terminaron los 30 o más minutos del concierto, aparte de mi problema de si era o no aburrida. Ya terminado el concierto y salieron del escenario. Apenas salían del escenario y vi como una chica de cabello castaño se acerco a ellos, al parecer les indicaba donde ir. Según mi amiga, se llamaba Beatrice, Beatrice… bueno, no sabía el nombre completo pero se llamaba Beatrice, eso es lo que cuenta.

Edith: ¡Diablos! (dijo quejándose)
Yo: ¿qué pasa? (dijo fingiendo interés)
Edith: quiero un autógrafo suyo pero ya tengo que irme…
Yo: ah… que pena (la jalé hacía la salida pero ella se puso estática obligándome a volverme hacía ella) ¿qué te pasa?
Edith: pero… si hubiera alguien taaan linda y hermosa que me lo pudiera conseguir (dijo mirándome con ojos de perrito casi obligándome a que yo me quedase y fuera por su dichoso autógrafo)
Yo: (le toqué la espalda a una fan que estaba a mi lado) oye dice mi amiga que, bueno… ¿Le consigues un autógrafo de ellos? (apunté al escenario)
Chica: ¡Si!, ¡claro!
Yo: (giré de nuevo a donde estaba Eddie) ahí tienes, ella quiere ir (le sonreí)
Edith: Hablaba de ti ¡idiota!
Yo: pero, ¡no quiero ir! (me hizo cara de perrito de nuevo) ¡Ni se te ocurra! (dije pronunciando palabra por palabra)
Edith: oh vamos Natt, no seas así, ¡por favor!, al menos sólo el de George (volvió a hacerme la cara del perrito, diablos sabía como convencerme)
Yo: esta bien… (Dije apenas)

      Ya estando en los benditos autógrafos. Yo había sido la última.

Yo: No puedo creer que este haciendo esto (susurré para mí mientras sacaba un Jelly Baby de mi bolsillo y lo comía)
John: ¿perdón?
Yo: nada (le sonreí)
John: Eh… (Soltó una pequeña risa junto con los otros Beatles) hablaba de para quien es el autógrafo…
Yo: ah… (Reí también pero me sonrojé) para Edd… (Empezó a escribir) ¡NO!, perdón, quiero decir, para Edith Johnson (les sonreí)
John: ¿te decidiste ya? O ¿te espero otro rato? (ellos empezaron a reír “discretamente”)
Yo: (lo fulminé con la mirada) muy bien tienen una fan menos.

     Si, bueno nunca fui su fan pero según yo, mi comentario se escuchó un poco más dramático. Me equivoqué. Apenas iba a tomar la foto para irme lo más dramáticamente posible cuando escuché una risita atrás de mí.

Ringo: Perdónalo, le afecta tener esposa. (Reí) Soy Richard (me sonrió)
Yo: ¡Hey te pareces a un amigo mió!, sólo que no recuerdo su nombre, era algo extraño como… Park, Henry, no, ni idea (rió), tengo mucho sin verlo… Espera… ¡¿No te llamas Ringo?!
Ringo: (me miró desentendido) ¿N-no?
Yo: ¡Sacrilegio!, ¡no sabes como se pondrá mi amiga cuando lo sepa!
Ringo: vaya, no sabías que no me llamo Ringo… imagina si no fueras mi fan (comenzó a reírse)
Yo: no lo soy…
Ringo: (hizo una cara de sufrimiento muy chistosa) seguramente lo eres de Paul, ese idiota… (Susurró para sí pero lo alcancé a escuchar & me reí)
Yo: tranquilo, no soy fan de nadie que no sea Mozart (le guiñé un ojo)
Ringo: (rió) ¿Mozart? (sonrió) Okey… Entonces, Edith, ¿quieres volver?
Yo: (reí) no me llamo Edith, esa es mi amiga…
Ringo: ¿Entonces?, ¿Cómo te llamas?
Yo: Nathalie, Natt Schwartz (le sonreí)
Ringo: (rió) vaya… raro apellido… bueno, ¿vuelves?
Yo: Claro (le di una linda sonrisa)

       Regresé y efectivamente seguían ahí los demás Beatles, excepto Lennon.

George: Lamento el comportamiento de Lennon, a veces suele ser… (Se quedó pensando en una palabra para completar su frase, cosa que yo hice)
Yo: ¿insoportable?
George: (rió) algunas veces…

      Me autografiaron la foto por fin tan sólo faltándome la firma de Lennon.

Yo: gracias pequeños idotas de cabello largo (les sonreí tierno y me dí la media vuelta para irme pero George me detuvo)
George: ¡espera!
Yo: sigo aquí (le sonreí apenas)
George: bueno es algo vergonzoso pero… bueno, es que… ¡ARG! Lo diré de una buena vez… ¿me podrías regalar un Jelly Baby? (reí y él se sonrojó) ¿por qué la risa?
Yo: bueno es que jamás escuché tan rara petición pero, sí, es más ten (le pasé la bolsa) sé por mi amiga que eres bastante tragón así que… todos tuyos (le sonreí y el se sonrojó más ante mi mal comentario de “tragón”)
George: gracias
Yo: no hay por que (le sonreí y él a mí)

Volvió con los Beatles y se quedaron platicando… al parecerla platica tenía mucho interés porque le escuchaban atentos a Ringo, quien hablaba sin parar.
    Vaya que Edd se pondría feliz, no, más que eso sí le contaba que había pasado.
     Me dí la media vuelta y caminé unos cuantos pasos pero me detuve al escuchar una voz detrás de mí. Giré y quedé a escasos centímetros de un Paul -si es que si era el nombre de él- muy… ¿Agitado?

Paul: Nathalie… (Dijo tratando de recobrar el aire perdido al tiempo que posaba sus manos sobre las rodillas)
Yo: (lo miré atenta) ¿qué pasa?

     Pareciera que estaba calmada, pero no. Estar tan frente a un Beatle me puso muy nerviosa (y no es que me gustasen), más nerviosa que a mi amiga cuando iba a cantar frente a toda la escuela. Es verdad, no me agradaban los Beatles… bueno, Ringo era la excepción, me había caído bastante bien desde el principio, con sólo ver su cara… no sé, había algo que hacía que me cayera bien de primera vista…

Paul: yo…
Yo: (me mordí el labio inferior y lo miré a los ojos) ¿qué pasa? (volví a preguntarle pero ahora fue más un susurro)
Beatrice: Paulie tienes que volver ya. Los chicos ya están… (Me miró) ¿Quién es?
Paul: eh, nadie. Vamos Bea (le sonrió y ella se dio la vuelta) hasta luego… (Dijo dejando claro que nos volveríamos a ver)

     Le sonreí una última vez y me giré para pegar un pequeño grito metal. ¿Qué demonios había sido aquello?





     Aly te meteré porque creo que la otra no funcionara y Leyre ya te tengo un personaje :33

Chauuuas